lunes, 17 de abril de 2017

(Artículo de Orlando Villalobos) LA SEÑAL COMUNITARIA. MARCAS Y CONTRAMARCHAS DE LA OPCIÓN ALTERNATIVA EN COMUNICACIÓN


Darle clic a la imagen para [descargar] el libro
 
https://drive.google.com/open?id=0B-qLVBvd0mI_RjBIVFhxUmU2dEZfMlE2MXV6Y1FJaGZGSEVv

Darle clic a la imagen para [descargar] el libro

VENEZUELA DIGITAL 2017




SOBERANÍA Y COMUNICACIÓN EN TIEMPOS 2.0

Nota de presentación de La Jiribilla, Número 822

La revista de cultura cubana La Jiribilla nos propone esta semana un dossier titulado Soberanía y comunicación en tiempos de 2.0. A propósito de la reciente celebración del evento “Venezuela Digital”, reconocidos expertos en el tema de las nuevas tecnologías analizan el impacto global de Internet y los desafíos que implica para la región latinoamericana. Destacan aquí un artículo sobre la protección de datos en las redes sociales; un texto que aborda el fenómeno de la Big Data; así como entrevistas a la escritora guatemalteca Ilka Oliva, editora del portal Latinoamérica Exuberante, y al comunicador venezolano Erick Lozano, asesor para el seguimiento de campañas electorales en medios digitales. En su edición 822, La Jiribilla también dedica un espacio a la decimosexta edición de la Muestra Joven ICAIC, tema al que dedicará su próxima entrega y a la obra de Enrique Bonne, Premio Nacional de Música 2017. Completan esta entrega un análisis sobre el trabajo cultural comunitario en la Isla; y acercamientos de Pedro de la Hoz y Marilyn Bobes a la relevante trayectoria del poeta y novelista ruso Evgueni Evtushenko, recientemente fallecido.

A todos estos contenidos usted puede acceder desde intranet e internet, mediante el sitio web www.lajiribilla.cu

1. Twitter: un coctel de sentimientos para el cerebro emocional
Liliam Lee
#ElFlacoDeLasRedes, como se hace llamar Erick Lozano, es un hashtag que no solo describe su
físico, sino que además delata su mayor afición. Durante el reciente evento Venezuela Digital
2017 se le escuchó disertar sobre el Neuromarketing y su capacidad para enganchar las
emociones del público.

2. ¿Para qué sirven las vanguardias?
Yosvany Montano Garrido
Fue el triunfo revolucionario de enero de 1959 el que situó en Cuba una avanzada culta,
revolucionaria y auténticamente cubana en el poder. Rebeldes que no sobrepasaban los 35
años de edad emanaron en símbolos de la sociedad. Oratoria, valentía y ética fueron los más
notables pretextos para lograr conquistar a las grandes mayorías de la población.

3. El trabajo cultural comunitario: desafíos y sostenibilidad (II y final)
Jesús Guanche Pérez
La cultura es consustancial a la condición humana y su desarrollo sostenido constituye un eje
transversal a todos los anteriores, pues de la cultura acumulada, aprendida y transmitida
depende el éxito de cualquier propósito que el ser humano y la sociedad de la cual forma parte
pretenden realizar.

4. Big Data: El Monstruo que pretende dominar el mundo
El dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Jorge Rodríguez, en su programa
La Política en el Diván, expuso el fenómeno Big Data en las nuevas tecnologías de información
y cómo se usa para manipular a las personas.

5. Algo de Luz: Recordando a Bernabé Hernández
Javier Tamayo
La 16 Muestra Joven ICAIC quiso regalarle a Bernabé Hernández, uno de los grandes
documentalistas de Cuba, “Algo de Luz”, un conversatorio en el Centro Cultural Fresa y
Chocolate con sus amigos, colegas y familiares más cercanos.

6. Evtushenko
Pedro de la Hoz
Cuando lo escuché por primera vez, no era precisamente una estampa glamorosa la del poeta.
Vestía pantalones a cuadros y una camisa rayada. Estaba más cerca del clown que del arte
lírico. Pero cuando entonaba los versos, con una voz resuelta y rica en acentos, el gesto se
transfiguraba y daba la impresión de que, sin el verbo, no importa el exacto sentido de las
palabras, el mundo no existiría.

7. ¿Privacidad en Internet?
Carme Ferré Pavia y Elisabeth Roura
A pesar de los avisos de los especialistas, el debate sobre la consciencia de los usuarios de la
vulnerabilidad de su identidad y de su información privada en la red aún no se ha solventado,
ni en términos de legislación internacional ni de consciencia social.

8. Nuestro Tiempo
Joaquín Borges-Triana
Gracias al quehacer del sello discográfico estadounidense Innova, perteneciente a la American
Composers Forum, ve la luz el fonograma titulado Juan Blanco, Nuestro Tiempo, que en solo
seis piezas consigue dar al oyente una aproximación bastante acertada a los diferentes
caminos por los que transitó la obra composicional de quien fue todo un ejemplo de
transgresión estética y sociocultural en Cuba.

9. Lo veraz debe hacerse viral
Rosa Ángela Latorraca
Ernesto Villegas, ministro de Comunicación e Información, destacó durante el encuentro
Venezuela Digital que la desinformación ha ganado terreno en estos espacios, por lo que se
deben crear mecanismos para lograr que “lo veraz también se haga viral”.

10. Tremendo nivel
Emir García Meralla
La popularidad de La orquesta de Pancho “el bravo” les permitió aportar su tema jocoso
cuando se emprendió la campaña por elevar el nivel educacional de los cubanos. Pero
correspondió a la orquesta de los Hermanos Izquierdo escribir y difundir el tema que más
reflejaría el espíritu del momento.

jueves, 6 de abril de 2017

Enseñar a aprender. Aprender a aprehendernos





José Javier León
Maracaibo, República Bolivariana de Venezuela
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica
[Publicado en DIVULGA]

Enseñar a aprender; tarea difícil. Porque antes se debe sortear el escollo no menor de aprender a enseñar. Y aprender –enseñando, a su vez- a liberar pues sólo en libertad se aprende. Sólo aprende quien enseña y sólo enseña quien aprende. Freire dixit.

Me ha tocado en suerte la tarea de enseñar epistemología en una Universidad joven. Ya la palabra misma disciplinariamente hablando tiene su historia y su tradición, y aunque es más herencia del griego que de la Grecia antigua, se la usa más o menos como se conoce desde la Ilustración cuando alborearon las disciplinas y emprendieron su viaje colonizador en el paquete civilizatorio europeo para convencernos de que vino como el salmón remontando los siglos hasta Sócrates, Platón y Aristóteles; hoy aquí enseñamos epistemología revisitando someramente su empleo convencional pero con el fin de darnos tiempo, de detenernos en las diversas formas que tenemos de pensar y transformar el mundo y la realidad desde nuestras propias formas de conocer. 

Y es ahí, desde esa toma de conciencia, de dónde surgen nuestros problemas ¿epistemológicos?

Para entender que no es exactamente la epistemología europea romántica heredada del uso disciplinario de la Ilustración la que nos toca enseñar, debemos pasar por el tránsito a veces doloroso de aprender a pensar con cabeza propia. Sin embargo, ¿cómo aprender a pensar? ¿Cómo hacerlo de manera autónoma, responsable, y en diálogo con el mundo?

Las herramientas las hemos heredado trasplantadas y como injerto, afectadas por su inadaptación a nuestras realidades. Sin embargo, las hemos asumido y enseñado, si es que enseñar sigue teniendo sentido, aunque no haya rendido mejores frutos el esfuerzo. 

Me explico: los problemas que afrontamos en la realidad no pueden ser resueltos ni se resolverán con herramientas inapropiadas; de ahí la desconexión de los centros educativos de la apremiante y dinámica realidad del entorno, como lo recogen diagnósticos e informes de organismos nacionales e internacionales. Por ejemplo, leemos en Replantear la educación. ¿Hacia un bien común mundial?, Ediciones Unesco, 2015, pág. 63: “Crece la decepción en algunos segmentos de la sociedad y en algunos países ante la ineficacia de la educación como vehículo para alcanzar una movilidad social ascendente y un mayor bienestar.” O bien, como leemos en el informe de la Unesco 2015 Situación educativa de América Latina y el Caribe (págs., 66-67): “el hecho de que los países de América Latina y el Caribe estén marcados por profundas desigualdades económicas y sociales, tiende a impactar severamente a las instituciones educativas. En ese contexto, la segregación social de las escuelas refuerza dicho patrón, pues tiende a excluir relativamente a los sectores más desaventajados de las condiciones promotoras de una mejor calidad educativa, como docentes mejor calificados, condiciones favorables de convivencia escolar, acceso a materiales educativos desafiantes. Adicionalmente, la segregación de las escuelas refuerza la inequidad, por cuanto la evidencia muestra que los compañeros son también un factor importante de la calidad educativa, y por tanto el capital social, económico y cultural de las familias, disponible en la escuela, se multiplica para los más privilegiados en la misma medida en que se reduce para los demás” (OREALC/UNESCO, 2010; CEPAL 2007; Valenzuela, Bellei, De Los Ríos, 2010).

He pensado que, en nuestro caso [recuérdese que escribo desde América del Sur, desde una capital de provincia] tal situación reditada año tras año, década tras década, respondió a un plan exprofeso. Se trataba, precisamente, de que la escuela no fuera un actor decisivo en la transformación de la realidad. 

Un viejo maestro decimonónico, Simón Rodríguez, teorizó con mucha energía al respecto y nos conminaba desde entonces rayano en la desesperación a levantar escuelas útiles, donde los estragos sociales de la Colonia fueran superados. Valga afirmar que su proyecto educativo no prosperó y se impuso muy al contrario una educación eurocéntrica, afrancesada, para élites, clasista, con una visión de lo popular que colocó en situación manumisa a las mayorías depauperadas. En ese modelo “aprendimos” los rudimentos de una ciencia sin aplicación ni aplicabilidad, sin imaginación ni creatividad, inatenta a la realidad, en todo caso, ciega al diario acontecer, sin capacidad para leer el pasado, comprender el presente ni descifrar el futuro. Una escuela, tuvimos, tuve, sin proyecto y sin proyectos. Estudiábamos aferrados a la mnemotecnia, al tiempo que desconocíamos lo necesario para transformar la realidad en función de la satisfacción de nuestras muchas necesidades.

¿Por qué se dio esto? Porque contamos con la suerte o la desgracia de tener inmensas riquezas naturales, especialmente en biodiversidad y energéticas, que alimentaron por siglos las arcas privadas de los que necesitaban que tal situación no se revirtiera, y una de las condiciones que tal status quo exigía, era precisamente que la escuela no corrigiera el desfase y continuara su curso “enseñando” nada.

¿Cuándo empezamos a revertir esta situación? Cuando la crisis energética, el modelo de desarrollo e incluso el modelo civilizatorio provocó que los pueblos nos encontráramos a nosotros mismos y comenzáramos a emplear el tiempo y el espacio escolar –subvirtiendo el orden tradicional de la escuela- para traer a su seno los problemas de la realidad. Comenzamos a aprender a aprehendernos. 

Y en esa tarea estamos todos, estudiantes y docentes. Comprendiendo juntos que la escuela está inserta, imbricada, relacionada con la comunidad y que los problemas de esta son los de la escuela y viceversa. “Las voces del Sur tienen que ser oídas en los debates internacionales sobre la educación. Por ejemplo, en las comunidades andinas de América Latina, el desarrollo se expresa mediante la noción de sumak kawsay, vocablo quechua que significa ‘buen vivir’. Este sumak kawsay, que tiene raíces en culturas y cosmovisiones indígenas, ha sido propuesto como concepción alternativa del desarrollo y ha pasado a formar parte de la Constitución de Ecuador y Bolivia.” (Replantear la educación… pág. 31)

La Universidad en la que trabajo nació con esta conciencia y de esta crisis. ¿Cómo dar clases sin tomar en cuenta el contexto local, nacional y global que ha determinado el tipo y el modelo de ciencia –los modos plurales de conocer el mundo- necesario(s) para crear soluciones a los problemas inaplazables de la realidad? 

Porque, “Una auténtica educación es aquella que forma los recursos humanos que necesitamos para ser productivos, seguir aprendiendo, resolver problemas, ser creativos y vivir juntos y con la naturaleza en paz y armonía. Cuando las naciones toman medidas para que una educación así sea accesible a todos a lo largo de toda su vida, se pone en marcha una revolución tranquila: la educación se convierte en el motor del desarrollo sostenible y la clave de un mundo mejor” (Power, C., 2015, citado en Replantear la educación… pág. 32)

Lo dicen como vemos, los informes al respecto, lo gritan las agendas de los organismos internacionales. La realidad puede ser otra, desde el momento en que los pueblos nos miramos a la cara y nos reconocemos como hermanos en un mundo que puede estallar en mil pedazos. 

Sólo el amor -por el conocimiento- podrá desactivar la violencia y el terrorismo y hacer que nos reencontremos en el proyecto local y global de salvarnos, salvando el planeta.