viernes, 19 de enero de 2018

La fundación de un barrio: herramienta para pensar las bases antropológicas de la comunicación popular

La fundación de un barrio: herramienta para pensar las bases antropológicas de la comunicación popular
José Javier León Buitrago
Question, Vol. 1, N.º 57, e018, enero-marzo 2018. ISSN 1669-6581
http://perio.unlp.edu.ar/ojs/index.php/question/article/view/4432
FPyCS | Universidad Nacional de La Plata
La Plata | Buenos Aires | Argentina
Recibido: 21-10-2017 Aceptado: 23-11-2017
Cita sugerida: León Buitrago, J. (2018). La fundación de un barrio: herramienta para pensar las bases antropológicas de la comunicación popular. Question, 1(57), e018. doi: https://doi.org/10.24215/16696581e018

[Para descargar el artículo dar clic AQUÍ]

Resumen

El artículo desglosa categorías que buscan explicar el proceso de fundación de un barrio (para el caso, El Renacer, ubicado en la periferia oeste de Maracaibo, estado Zulia, al occidente de Venezuela) con el fin de aportar elementos para pensar la comunicación desde una perspectiva antropológica. Revisa los orígenes del barrio, el sentido y el sentimiento de comunidad que tienen sus habitantes, la naturaleza de los conflictos que se presentan, las formas de apropiación de la tierra, de la vivienda y de los servicios y, finalmente, su consolidación. Los conceptos desde la teoría consultada buscan responder a la pregunta: ¿cómo se funda un barrio? En la respuesta se conjugan las definiciones de migración, ocupación de la tierra, organización para el asentamiento, la autogestión de los servicios, la autoconstrucción y en especial, la participación preponderante y crucial de la mujer. A ello se suman los problemas que se derivan de la nacionalidad, específicamente colombiana y la condición étnica  wayuu. Las conclusiones describen formas de comunicación que hacen posible la sobrevivencia, la organización y la vida comunitaria.

Palabras clave


migración; comunidad; organización; autogestión.

Texto completo:

PDF

Referencias


Álvarez, R. (2004). La dinámica migratoria colombo-venezolana: Evolución y perspectiva actual. Revista Geoenseñanza, 9(2), pp.191-202.
Ametrano, L. (1995.) El barrio: lugar de encuentros y desencuentros. En Gravano, A. (Comp.). Miradas Urbanas Visiones Barriales. Montevideo, Uruguay: Nordan Comunidad.
Bauman, Z. (2004). La modernidad líquida. Argentina: Fondo de Cultura Económica.
Clavijo, A. (1995). Articulación de las punteras políticas al barrio: ¿lugar conquistado lugar concedido? En Gravano, A. (Comp.). Miradas Urbanas Visiones Barriales. Montevideo, Uruguay: Nordan Comunidad.
Bordieu, B. (2008). El sentido práctico. España: Siglo XXI.
Connolly, P. (s/f). La ciudad y el hábitat popular: Paradigma latinoamericano. Recuperado de http://www.ungs.edu.ar/catedrasur/wp-content/uploads/2012/11/12_CONNOLLY_VF.pdf
Díaz-Polanco, H. (2008). Elogio de la diversidad. Globalización, multiculturalismo y etnofagia. La Habana, Cuba: Casa de Las Américas.
Dussel, E. (2007). Para una erótica latinoamericana. Caracas: El Perro y La Rana.
Gómez, A. (2008). La diáspora colombiana: trabajo apreciado y trabajadores despreciados. Ensayos de economía, 33, pp. 15-45.
Hurtado Salazar, S. (1996). La definición sociopolítica del barrio urbano. En Bolívar, T. y Baldón, J. (Comp). La cuestión de los barrios. Caracas: Monte Ávila.
Krippendorf, K. (1990). Metodología de Análisis de Contenido. Teoría y Práctica. Buenos Aires: Paidós.
Ley especial de regularización integral de la tenencia de la tierra de los asentamientos urbanos populares. (2006). República Bolivariana de Venezuela. Recuperado de http://www.acnur.org/t3/fileadmin/Documentos/BDL/2008/6650.pdf?view=1
Mertins, G. y otros (1998). Tenencia de la tierra en áreas de asentamientos informales en ciudades grandes de países en desarrollo. Facultad de Geografía de la Philipps-Universität de Marburg. Recuperado de http://www.institutodeestudiosurbanos.info/dmdocuments/cendocieu/coleccion_digital/Asentamientos_Informales/Tenencia_Tierra_Areas-Mertins_G.pdf
Spicker, P. y otros (2009). Pobreza: un glosario internacional. Buenos Aires, CLACSO.
Ojeda, N. F. Autoliberación, revolución interna desde lo colectivo. Caracas: El Perro y La Rana.
Ontiveros Acosta, T. y De Freitas Taylor, J. (1996). Repensando el barrio: papel del antropólogo en la rehabilitación de los espacios autoproducido. En Bolívar, T. y Baldón, J. (Comp). La cuestión de los barrios. Caracas: Monte Ávila.
Ornés, S. (2009). El urbanismo, la planificación urbana y el ordenamiento territorial desde la perspectiva del derecho urbanístico venezolano. Revista Politeia, 32(42), Instituto de Estudios Políticos, UCV, pp. 197-225.
Rusque, A. M. (2003). De la diversidad a la unidad en la investigación cualitativa. Caracas: Vadell Hermanos Editores.
Trigo, P. (2008). La cultura del barrio. Caracas, Venezuela: Centro Gumilla-UCAB.
Vargas-Arenas y Sanoja, M. (2013). Historia, Identidad y Poder. Caracas: Editorial Galac.
Yicón, L. y Acosta, N. (2009). Red social de inmigrantes colombianos y concentración urbana. Caso: municipio Maracaibo. Espacio Abierto Cuaderno Venezolano de Sociología. 18(1), pp. 151-174.



DOI: https://doi.org/10.24215/16696581e018

miércoles, 17 de enero de 2018

El futuro de la Tierra no cae del cielo


Por 

Leonardo Boff

2018-01-12


Lo que voy a escribir aquí será de difícil aceptación por la mayoría de los lectores y lectoras. Aunque lo que diga esté fundamentado en las mejores cabezas científicas, que hace casi un siglo, vienen pensando el universo, la situación del planeta Tierra y su eventual colapso, o un salto cuántico a otro nivel de realización, no ha penetrado, sin embargo, en la conciencia colectiva ni en los grandes centros académicos. Continúa en vigor el viejo paradigma, surgido en el siglo XVI con Newton, Francis Bacon y Kepler, un paradigma atomístico, mecanicista y determinista, como si no hubiera existido un Einstein, un Hubble, un Planck, un Heisenberg, un Reeves, un Hawking, un Prigogine, un Wilson, un Swimme, un Lovelock, un Capra y tantos otros que nos elaboraron la nueva visión del Universo y de la Tierra.
Para empezar, cito las palabras del premio Nobel de biología (1974) Christian de Duve que escribió uno de los mejores libros sobre la historia de la vida: Polvo vital: la vida como imperativo cósmico (editorial Norma, 1999). «La evolución biológica marcha a ritmo acelerado hacia una grave inestabilidad. Nuestro tiempo recuerda una de aquellas importantes rupturas en la evolución, señaladas por grandes extinciones masivas» (p. 355). Esta vez no procede de algún meteoro rasante, como en eras pasadas, que casi eliminó toda la vida, sino del propio ser humano, que puede ser no sólo suicida y homicida, sino también ecocida, biocida e incluso geocida. Puede poner fin a la vida en nuestro planeta, quedando sólo los microorganismos del suelo, bacterias, hongos y virus, que se cuentan por cuatrilones de cuatrilones.
En razón de esta amenaza montada por la máquina de muerte fabricada por la irracionalidad de la modernidad, se introdujo el concepto «antropoceno», para denominar como una nueva era geológica la actual, en la que la gran amenaza de devastación se proviene del ser humano mismo (anthropos ). Ha intervenido y continúa interviniendo de forma tan profunda en los ritmos de la naturaleza y de la Tierra, que está afectando las bases mismas ecológicas que lo sostienen.
Según los biólogos Wilson y Ehrlich desaparecen entre 70 a 100 mil especies de seres vivos por año debido a la relación hostil que el ser humano mantiene con la naturaleza. La consecuencia es clara: la Tierra perdió su equilibrio y los acontecimientos extremos lo muestran irrefutablemente. Sólo ignorantes como Donald Trump niegan las evidencias empíricas.
En cambio, el conocido cosmólogo Brian Swimme, que en California coordina una decena de científicos que estudian la historia del Universo, se esfuerzan por presentar una salida salvadora. Digamos de paso que B. Swimme, cosmólogo, y el antropólogo de las culturas Thomas Berry, publicaron, con los datos más seguros de la ciencia, una historia del universo, desde el big-bang hasta la actualidad (The Universe Story, San Francisco, Harper 1992), conocido como el más brillante trabajo hasta hoy realizado. (La traducción al portugués se hizo, pero fue más fuerte la tontería de los editores brasileños, y hasta hoy no fue editado. Al español se desestimó su traducción, porque el libro dedica demasiadas páginas a la situación concreta de Estados Unidos). Los autores crearon el concepto «la era ecozoica», o «el ecoceno», una cuarta era biológica que sucedería al paleozoico, al mesozoico y a nuestro neozoico.
La era ecozoica parte de una visión del universo, como cosmogénesis. Su característica no es la permanencia, sino la evolución, la expansión y la auto-creación de «emergencias» cada vez más complejas, que permiten el surgimiento de nuevas galaxias, estrellas y formas de vida en la Tierra, hasta nuestra vida consciente y espiritual.
No temen la palabra «espiritual» porque entienden que el espíritu es parte del Universo mismo, siempre presente, pero que en una etapa avanzada de la evolución se ha vuelto en nosotros autoconsciente, percibiéndonos como parte del Todo.
Esta era ecozoica representa una restauración del planeta mediante una relación de cuidado, respeto y reverencia frente a ese don maravilloso de la Tierra viva. La economía no debe buscar la acumulación, sino lo suficiente para todos, de modo que la Tierra pueda rehacer sus nutrientes. El futuro de la Tierra no cae del cielo, sino de las decisiones que tomemos para estar en consonancia con los ritmos de la naturaleza y del Universo. Cito a Swimme:
El futuro se va a decidir entre quienes están comprometidos con el tecnozoico –un futuro de exploración creciente de la Tierra como recurso, todo para el beneficio de los humanos–, y quienes se comprometen con el ecozoico, un nuevo modo de relación para con la Tierra en que el bienestar de la Tierra y toda la comunidad de vida terrestre es el principal interés (p. 502).
Si no vence el ecozoico, probablemente conoceremos una catástrofe, esta vez producida por la propia Tierra, para librarse de una de sus criaturas, que ocupó todos los espacios de forma violenta y amenazadora de las demás especies, especies que, por tener el mismo origen y el mismo código genético, son sus hermanos y hermanas, no reconocidos sino maltratados y hasta asesinados.
Tenemos que merecer subsistir en ese planeta. Pero eso depende de una relación amistosa hacia la naturaleza y la vida, y una profunda transformación en las formas de vivir. Swimme añade: «No podremos vivir sin esa intuición (insight ) especial que las mujeres tienen en todas las fases de la existencia humana» (p. 501).
Ésta es la encrucijada de nuestro tiempo: o cambiar o desaparecer. Pero, ¿quién se lo cree? Nosotros seguiremos gritando. 

Contradicciones

Por
Orlando Villalobos

-La legión de ex –ministros y funcionarios- que salen de los cargos y un día después quieren dar lecciones de política y economía.

 
-Que la policía y la Guardia Nacional pasen frente a los vendedores informales de gasolina que están en la calle y hasta los saluden.
-Que motorizados se dediquen a comprar varias veces al día gasolina en las estaciones de servicio, violando normas elementales de seguridad. 

 
-Los dueños de panaderías, abastos, supermercados que se quieren hacer ricos en una semana y luego la hiperinflación se convierte en un cuchillo para su pescuezo.

 
-Que una Alcaldía bolivariana no entienda, sepa, se entere, o no pueda empezar su gestión por el principio: recogiendo la basura que es una amenaza para la salud pública.

 
-Los exchavistas de todos los matices que convierten en blanco de sus ataques al gobierno bolivariano y dejan de lado a la derecha conservadora de aquí y de allá, nacional e internacional.

 
-Suponer que la televisión estatal gana audiencia y preferencia al reproducir los estereotipos, manías y mañas de la televisión comercial y decadente.

 
-Confundir medios estatales con plataformas para defender políticas de gobierno, ocasionales, caprichosas y erráticas.
-Que Movilnet nos diga que es la señal que nos une y se deje quebrar y llevar al colapso por los ladrones de cables.

 
-Olvidarse que hay un cerco mediático internacional y una campaña permanente de la TV estatal de España, Caracol y la televisión colombiana, Clarin y los canales argentinos, y la podredumbre mayamera, porque la revolución bolivariana, inconclusa, imperfecta, infiltrada e improvisada, es el mayor desafío continental para la dominación imperial gringa y un mal ejemplo que quieren erradicar de inmediato.

martes, 16 de enero de 2018

S/T



Po
                co a Poco
he ido liberan                    do
                                                               me
debo llegar
no a las palabras
sino a sus re       s
                                               to
                                                               s
no se trata de decir
¡para qué!
¡hay tanto dicho!
si
no 
de no decir
para que los
e s t r o s / r e s t o s / s e t r o s
esparcidos

sobre la piel curtida de signos

digan lo que de sí llevan encima
como un cadáver el alma

el hilo de plata se rompe
y el ánima se va
sin pena ni gloria


S/T



Emplea
                ré el
                               Tiem
Po
del Mundo
en cortar en t r o c i t o s
una zanahoria también una Papa
sólo lentamente se gu/asta el Tiempo
es acaso 
la única forma
de saborear su Paso
de Vivir
como si ya estuviéramos Muertos

lunes, 15 de enero de 2018

S/T



La                           s
palabra                s
descom
puesta                 s
dice                       n            
                       más
el sentido disperso
se extiende sobre la                       s
superficie                                           s
pulida                                                   s
                sensible al tacto
cada pedazo rutila como un trozo de carbón inerte
la Suma de los pedazos no da                    n el total
del Sentid           O
las partes son en sí mismas
Todo y Nada